;
;
;
 
 
;
BUENO SERÍA…

… que esta misma noche y todas las noches de todos los días y de toda la vida, pudiéramos decir, sinceramente, lo que Séneca afirmaba en sus máximas morales: “Saldré de esta vida pretextando que amé la buena conciencia y las buenas ocupaciones o servicios y que no disminuí la libertad de nadie, y ninguno disminuyó la mía…” No disminuir la libertad de nadie…

Qué bonita es la libertad de los otros…, desde la libertad propia.

Buscamos en horóscopos y pitonisas la clave del futuro. Preguntamos a adivinos y echadores de cartas la suerte que el mañana nos depara. Pues bien ni el azar ni la suerte tienen en sus manos las riendas de la vida de los hombres. Nadie puede profetizar tu caminar y tu destino. Dios rige el destino de los hombres. Pero, además, nos dio la libertad para guiar nuestros pasos con el mayor rigor y responsablemente.

Quien tiene la gracia y la amistad de Dios es dichoso en medio de la vida por azarosa y doliente que esta sea. Pues la paz y la dicha no son fruto de la ambición o de la avaricia. Ella es la causa y la raíz de la conformidad gozosa y del sosiego. Confiémonos a Dios. Con nadie mejor.

Si albergas en tu corazón un malquerer contra tu hermano, no solo amargas tus propios sentimientos: cierras también los ojos y el oído de Dios a tu presencia y a tu voz. La carga del rencor sobre tus hombros te impide subir las escaleras del altar y ser allí acogida tu ofrenda y tu oración.

Si quieres ser oído y atendido vuelve a reconciliarte con tu hermano.

Redacción
 
;
Papa Francisco
Papa Francisco
Santa Eulalia
San Roque
 
 
 
;
 
Copyright © 2013 Parroquia Santa Eulalia de Arealonga (Vilagarcía de Arousa). Todos los derechos reservados