;
;
;
 
 
;
PERDONAME

Perdóname que insista; no tengas prisa por madurar.

Madura poco a poco, de modo natural. No seas como aquellos que maduran el fruto a destiempo para enviarlo más pronto a los mercados…

No tengas prisa, pues. Mira más tus raíces que tus ramas.

El “Dueño” de la siembra y del fruto ha de preguntar por cada árbol.

El que se desentiende o trama venganza mantiene abierta la herida. Por pequeña que sea la causa, el resentimiento es igualmente amargo que si se trata de una revancha. El corazón cristiano, en ningún caso debe latir a impulsos de venganzas. La llaga que el mal ajeno haya podido causarte, solo se cauteriza con el perdón magnánimo y generoso.

Por ayudar a los demás nadie ha empobrecido. Quien cae en la miseria es por el derroche o la dilapidación. La generosidad del que siembra el bien se ve siempre recompensada. El corazón generoso no se arruina. El hombre dadivoso ve florecer su liberalidad. Da, colabora, participa, intégrate, comparte y verás remecida tu fortuna. O, al menos, da de lo que te sobra que es más de lo que tu apego te hace ver. Las cosas son para el hombre y no el hombre para las cosas. Se puede ser esclavo lo mismo de un pajarillo enjaulado o de un perro que de un barco de recreo. Es el corazón el que se apega y gira al son de lo que idolatramos. Despréndete de vez en cuando de aquello que encadena tu capricho. Te sentirás más libre y más ligero.


J.T.
 
;
Papa Francisco
Papa Francisco
Santa Eulalia
San Roque
 
 
 
;
 
Copyright © 2013 Parroquia Santa Eulalia de Arealonga (Vilagarcía de Arousa). Todos los derechos reservados